Ataque de pánico

Por África Urbano Zabaleta el 30/09/2014
0

El ataque de pánico es una situación en la que el paciente siente realmente que va a morir.

Se produce por una falta de conexión entre las cadenas neuronales que trasmiten información desde el sistema límbico a la corteza prefrontal.

El mecanismo es el siguiente:

El sujeto, ante algún estímulo elicitador de origen interno (pensamiento, anticipación) o externo (situación social, laboral, cotidiana, etc.), siente un miedo extremo.

Su sistema límbico se activa de la misma forma en que lo haría ante un peligro real, y se prepara para emitir respuestas de autodefensa, es decir, para huir o atacar.

Es la corteza prefrontal la que debería emitir un mensaje de calma, indicando que no existe razón para activarse. Cuando esto no ocurre la secuencia de acontecimentos es muy dolorosa. Se producen manifestaciones fisiológicas como taquicardia, ahoga, enrojecimiento, sudación, descomposición intestinal, sensación de incontinencia de la micción, temblor.

El problema es que, generalmente, el paciente comienza a hacer cadenas de asociaciones con otros momentos o situaciones en los que teme que le ocurra lo mismo. Esto le lleva al aislamiento. Su respuesta es cada vez más restrictiva, llegando en algunos casos a no poder salir de la casa.