Fobia escolar

Por África Urbano Zabaleta el 30/09/2014
0

Se trata de un miedo extremo a asistir al colegio, hacer exámenes, relacionarse, realizar tareas, entregar trabajos escolares, o acudir a salidas extraescolares.

Se diagnostica después de los seis años ya que en etapa prescolar se considera un problema de carácter evolutivo.

La conducta que conlleva el problema es desadaptativa. El niño o joven elude su responsabilidad.

Frecuentemente, encontramos este tipo de fobia en:

  • Niñ@s/jóvenes autoexigentes que en un momento determinado, no se consideran capaces de alcanzar los objetivos propuestos.
  • Niñ@/jóvenes que socializan mal, con dificultades para afrontar, defenderse, o negociar.
  • Niñ@/jóvenes  con intolerancia a la frustración, con dificultades para admitir el error.

En muchos de estos casos, los sujetos anticipan situaciones adversas que les llevan a acudir al colegio en condiciones negativas. Van incorporando dolencias físicas  que les llevan a pensar que están enfermo: jaquecas, dolo abdominal recurrente, sensación de ahogo, etc. La enfermedad se convierte en una salida, una opción de escape que genera en ellos sensación de alivio. Consiguen eludir su compromiso y obligación de asistir al colegio y entran en una espiral desajustada de la que es difícil salir si no se toman medidas.

Frecuentemente, encuentran apoyo para no ir al colegio en alguno de los padres que, a su vez, suele tener un perfil de ansiedad.

El resultado es que baja su rendimiento académico, se modifican sus relaciones sociales y se refuerza la queja somática.

Todo ello contribuye a un mayor aislamiento por parte del niñ@/ joven y un mayor desajuste personal y familiar.