Trastornos generalizados del desarrollo

Por África Urbano Zabaleta el 24/09/2014
0

La observación de padres y cuidadores es de vital importancia para la detección precoz de los trastornos del desarrollo

Durante el primer año de la vida de un niño va creciendo con él su afán por descubrir el mundo que le rodea. Para ello interactúa con su entorno y, sobre todo, se comunica con las personas que tiene a su lado. Sonríe, patalea o balbucea cuando se le acercan sus padres, llora cuando extraña, mira con curiosidad cuando desaparece su juguete, señala lo que desea o intenta cogerlo, expresa lo que siente mediante comunicación no verbal y, por último, habla.

–  TRASTORNO AUTISTA: se observa en el niño incapacidad para la comunicación no verbal y verbal. Su postura, gesto, expresión, es anómala. No hay contacto ocular, no hay interés por relacionarse, no saben manifestar sus deseos, no saben jugar y suelen tener conductas estereotipadas y repetitivas. En el caso de que lleguen a hablar, también se trata de un lenguaje alterado.

–  SÍNDROME DE ASPERGER: en este caso se observan los mismos síntomas que en el caso anterior, pero el lenguaje y el desarrollo cognitivo no tienen un retraso significativo con respecto a lo esperado para su edad.