Trastornos del sueño

Por África Urbano Zabaleta el 24/09/2014
0

Las alteraciones en los patrones de sueño no siempre están asociados a problemas psicológicos o comportamentales.

Se considera que estamos ante un Trastorno de sueño cuando el problema causa en el sujeto malestar y deterioro en su funcionamiento social y escolar/laboral. Es por ello que un diagnostico precoz es esencial de cara al pronóstico de la alteración.

-  TERRORES NOCTURNOS: se producen durante el sueño profundo, habitualmente a las dos horas de dormirse. Resulta bastante llamativo, ya que el niño dormido de pronto se sienta en la cama y grita, su cara muestra un malestar, pueden producirse también movimientos motores repetitivos, y el niño se encuentra desorientado y confuso.

Lo más común es que se vuelva a dormir sin que se haya despertado del todo y que a la mañana siguiente no recuerde el episodio. Se producen entre los cuatro y los doce años.

-  PESADILLAS: son sueños angustiosos, persistentes, que frecuentemente producen sensación de presión en el pecho y dificultad para respirar. Las pesadillas tienen lugar durante períodos de sueño. Se observan movimientos oculares rápidos, pero el sujeto no se mueve. Son habituales en los niños entre los tres y doce años de edad, después disminuyen.